Representantes de financiadora holandesa dan fe de la capacidad técnica de Fiotec en visita a la sede - Fiotec

Representantes de Radbound University, de Holanda, visitaron Fiotec a principios de julio para conocer su estructura, procesos y sistemas utilizados en el día a día de trabajo. La idea era dar fe de la capacidad técnica de la institución para administrar recursos destinados al desarrollo de nuevos tratamientos para la tuberculosis pulmonar.

Además de Rutger Spoor y Hamza Hbil, participaron en el encuentro las investigadoras Margareth Dalcolmo y Valeria Rolla, acompañadas por profesionales de Fiocruz. Este sería uno de los equipos responsables del desarrollo del proyecto aquí en el País, que contaría con la participación de otras instituciones brasileñas.

Nina Fernandez es del equipo de Proyectos Internacionales de Fiotec y fue una de las profesionales que dio la bienvenida a los aliados. Según ella, la visita fue un importante paso en las negociaciones para formación del consorcio. “Nos visitaron con la intención de comprobar nuestra capacidad de gestión del proyecto y se fueron sugiriendo que realizáramos workshops para compartir nuestro conocimiento con otros aliados menos experimentados, de Brasil y del exterior”, celebró la analista. Junto a Nina, participaron en las discusiones André Aguiar, también del equipo de Proyectos Internacionales de Fiotec, y Eliza Faria, coordinadora de Cambio de la institución.

El consorcio del cual Fiotec y Fiocruz harían parte, será formado por instituciones aliadas de otros 12 países, en un esfuerzo colectivo para combatir la enfermedad que está entre las 10 principales causas de muerte provocadas por agentes infecciosos. Las investigaciones desarrolladas tendrán como objetivo mejorar las metodologías de pruebas clínicas para la detección de la tuberculosis, haciendo más eficientes las medidas de prevención y tratamiento.